Y tú…¿Mirarías?

looking

En esta ocasión quería simplemente reflexionar sobre la curiosidad humana y los medios de comunicación. Puede parecer una pareja extraña pero creo que casi sin darnos cuenta éstos están influyendo sobre aquella.

La curiosidad es una cualidad que nos hace seres más observadores e inteligentes, pero a la vez  buscadores de los mayores morbos e historias de otros, incluso invadiendo intimidades que no nos pertenecen. Que las personas hayan sido curiosas ha hecho que tengamos grandes avances sin los que hoy nos resultaría difícil vivir: medicamentos que parecen milagrosos, terapias que mejoran la salud mental, libros magníficos, teorías reveladoras, verdades que aclaran…

Pero en la otra cara de la moneda hay una curiosidad con un matiz diferente (ni mejor, ni peor), simplemente diferente. Me refiero a eso que solemos llamar cotilleo.

Hoy en día las cadenas de televisión emiten muchísimos reality shows que sacian nuestra curiosidad  cotilla. Estos tienen tantos detractores como adeptos. Lo cierto es que no dejan indiferente a nadie. Últimamente se han puesto muy de moda algunos. Las personas que los siguen lo hacen por diversos motivos: a algunos les divierte, a otros les entretiene, y otros confiesan que les ayuda a desconectar durante una hora del mundo en el que viven, de sus preocupaciones e inquietudes, y encuentran en ellos cierta calma que su mundo no les proporciona.

Esta reflexión cobró mucho más sentido al ver el primer capítulo de una serie actual de la que voy a permitirme contar el primer capítulo: “Una mañana el primer ministro de lo que parece el Reino Unido es despertado por sus responsables de seguridad debido a que la princesa del pueblo ha sido raptada. Él, muy confiado y tranquilo, les pregunta qué es lo que quiere el raptor esta vez: dinero, escuelas públicas, parques… pero no es nada de eso. Lo que el secuestrador quiere es que el primer ministro tenga relaciones sexuales con un cerdo en un día y a una hora determinada para que sea retransmitido en directo para todos los ciudadanos. De lo contrario la princesa será asesinada. Como es de esperar la noticia corre como la pólvora en internet y todos los ciudadanos están al corriente de la petición del secuestrador. A todo el mundo le parece algo asqueroso, repugnante, obsceno… pero cuando llega el momento todos se encuentran mirando el televisor…” Y tú… ¿mirarías?

staring

Anuncios

Un pensamiento en “Y tú…¿Mirarías?

  1. Seguramente si, aunque no se hasta que minuto de la retransmisión. Creo que los medios se apropian y controlan demasiado a la población jugando con esta “curiosidad”.
    Más más cuentanos más!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s